Aveces queremos tanto que dios no encuentra alguien para que cuide tan bien a nuestros seres queridos, que nos llama para que le ayudemos a cuidar nuestros seres queridos nosotros mismos.

Aveces no sabemos lo que realmente nos pasa y es porque la tristesa desde hace rato se a fundido en uno. La simple simpleza de felicidad nos embriaga, nos volvemos mas nobles e indefenzos con nuestros sentimientos hasta el diablo lloraria o se reiria por estar trizte. Un hombre deprimido es un hombre indefeso moribundo que al tiempo si no se da cuenta se convierte en un suicida mas.